lunes, 10 de febrero de 2014

Entrevista a Rodrigo Rodríguez


Hoy entrevistamos, en Música para el Búnker, al musicólogo, compositor e intérprete argentino Rodrigo Rodríguez, divulgador y estudioso especializado en los distintos estilos del shakuhachi, flauta tradicional de origen japonés. Rodrigo representa, en sí mismo, un auténtico puente que nos lleva, a través de su música, hacia la lejana cultura e historia japonesa. Sus composiciones, de gran belleza, armonía y equilibrio, entroncan con la tradición musical de aquel país de manera auténtica y directa, gracias a toda una trayectoria dedicada al estudio de la música asiática, sus diferentes escuelas y sus distintas concepciones de la música. Rodrigo Rodríguez estudió con maestros del shakuhachi en Japón, y es tal el reconocimiento internacional que ha logrado, que es el primer concertista no japonés que ha actuado en el prestigioso Conservatorio de Moscú (2.011-2012), además de dar conciertos en la cuna del shakuhachi, como en los eventos del Hotel Imperial Tokyo o del templo Kotoku-in en Kamakura, Japón. Rodrigo ha publicado recientemente un álbum, llamado The Road of Hasekura Tsunenaga, inspirado en el largo viaje que este embajador japonés realizó por Europa y América Central. En este álbum conmemoratorio, Rodrigo Rodríguez recoge las diferentes escuelas del shakuhachi, logrando un excelente trabajo. Tendremos la oportunidad de hablar con él de este reciente álbum y de otros aspectos de este renombrado artista. Entretanto, os invito a que disfruteis de tres temas extraídos de este álbum, que teneis disponible en este enlace. Rodrigo también tiene su propia web oficial... Os dejo con Rodrigo Rodríguez.



1.- ¿Cual fue tu primer contacto con la música?

La primera vez que realmente escuche música en un estado consciente y entregado fue cuando era niño, estaba en casa de mis abuelos en Argentina y encontré un reproductor Radio Cassette con cintas de música clásica, entre ellas el famoso Bolero de Ravel, acabé encandilado por la música y recuerdo que escuchaba una y otra vez.

2.- ¿Cómo descubriste el shakuhachi y la música oriental?

El shakuhachi lo escuche por primera vez pasado los 10 años, eran tiempos de muchos cambios en mi vida y escuche un disco que me dejo un familiar, en ese momento mostré además interés en el Budismo y el vegetarianismo.Años más tarde dedique tiempo a informarme más sobre la música Asiática y de Medio Oriente. Aunque hasta los 25 años no tuve acceso al instrumento, dedicando mayor parte de mi adolescencia a la música clásica.

3.- Estudiaste con maestros japoneses... ¿qué significó eso para tí?

Si, fue una oportunidad poder viajar a Japón y estudiar allí shakuhachi. Significo un antes y un después , al principio viajaba a Japón por periodos cortos de 2 a 3 meses, y luego conocí a mi primera esposa japonesa quedándome allí a vivir. La relación con los maestros y la tradición japonesa, pautas, concepto etc, es muy diferente a lo que conocemos en la cultura occidental. Particularmente y personalmente tengo una muy buena relación con mi segundo Maestro Kohachiro Miyata, todavía sigo con clases en Tokyo y dedicando el mayor tiempo posible a él.

4.- Has viajado por muchos lugares en el mundo, ¿cómo han influido estas experiencias en tu concepción de la música?

Viajar influye mucho en las personas, debe ser la manera más real de conocer el mundo y sus gentes, culturas, y tradiciones. En mi música influye que el hecho de ir de un lugar a otro afecta de una manera positiva en mi actitud, esto es una cosa personal. En el caso de estudiar shakuhachi en Japón, no solo es importante en el momento de la clase y práctica de lo que que aprendes ese día, también en vivir la vida cotidiana, cultura culinaria, su gente.

5.- ¿Es la música un puente entre culturas?

Absolutamente, es un puente un camino, una vía para la paz y entendimiento entre civilizaciones.


6.- ¿En que te inspiras para componer la música?

Me suelen inspirar elementos naturales, vivencias o recuerdos de lo que viví o veo. Para el tipo de música de shakuhachi es importante tener la naturaleza presente en su estado de pureza.


7.- Hablemos de tu último trabajo, dedicado al embajador japonés Hasekura Tsunenaga. ¿Por qué escogiste a este personaje histórico para tu álbum?

Por el motivo de celebración del 400 aniversario de relaciones entre Japón y España 2013-2014, vi que era una buena temática de componer y grabar un disco dedicado a Hasekura Tsunenaga, en cierta manera la música a veces hace de intercambio cultural entre naciones. Además en el proyecto tuve el apoyo de instituciones como Japan Foundation, Embajada de Japón, Casa Galicia Japón, que financiaron el álbum y la grabación.

8.- Para crear este álbum has recurrido a las diferentes escuelas del Shakuhachi... ¿por qué?

Bueno, mi educación con el shakuhachi se ve relacionado a dos escuelas y vertientes, una la del maestro Katsuya Yokoyama y la otra a Kohachiro Miyata. Para el repertorio publicado en el disco mezclo ambos estilos, por una parte obras de shakuhachi clásicas y muy ancestrales, y por la otra modernas más cercanas a los tiempos que vivimos.

9.- Considerando este trabajo en retrospectiva, ¿que impresión tienes acerca de él, una vez terminado?

La impresión y resultados es totalmente positiva. Estoy satisfecho de los eventos que hice en el 2013 la gira de Japón y presentación del disco en la prefecturas de Sendai y la ciudad de Ishinomaki fueron muy emotivas, tuve la oportunidad de promocionar el disco y actuar del mismo lugar que hace 400 años Hasekura inicio su aventura.

10.- ¿Qué significa para ti el escenario?

El escenario es el momento de poner a prueba, y de compartir con el publico, paso mucho tiempo en mi estudio, a veces grabando y otras estudiando, es muy importante el escenario y los conciertos.



11.- ¿En qué proyecto o proyectos estás trabajando ahora?

Ahora mismo estoy dedicando el tiempo a conciertos, y el poco tiempo que me queda voy trabajando en mi próximo disco, que los más seguro este orientado a la música de shakuhachi en su estado meditativo , incluyendo piezas del repertorio Honkyoku.

12.- ¿Algo más que declarar?

Muchas gracias por la entrevista, Pablo Montero.

Muchas gracias a ti, Rodrigo, es un placer contar contigo en este blog... para finalizar, veamos un video-clip del tema titulado Kumoi Jishi, representativo de una de las escuelas de shakuhachi denominada Kinko Ryû. Que lo disfruteis...







1 comentario:

  1. Interesantísimo! No conocía este instrumento, que pasada!!

    ResponderEliminar

Buscar